Project Description

Estética dental

La sonrisa es nuestra tarjeta de visita y uno de los factores estéticos más importantes, inherentes a la persona. Una sonrisa bonita y atractiva ofrece una imagen positiva y da seguridad al individuo para sonreír con tranquilidad y sin complejos.

En una sociedad en la que el culto a la imagen es una realidad, no es de extrañar el incremento en la demanda de tratamientos estéticos que, desde hace años, se viene constatando en las clínicas dentales.

Los problemas estéticos pueden tener su origen en muchas causas:

  1. Ausencia o malposiciones dentarias
  2. Tinciones, que pueden tener a su vez múltiples orígenes: por depósitos externos (tabaco, te, vino, café), por medicamentos (tetraciclinas), por traumas o por bruxismo.
  3. Dientes de forma o tamaño anómalos.
  4. Espacios aumentados entre los dientes.
  5. Dientes que enseñan en exceso la raíz por haber sufrido retracción la encía que le rodea.
  6. Dientes con caries o con restauraciones poco estéticas.

Los procedimientos de estética dental requieren por tanto con frecuencia de una planificación multidisciplinaria en la que a menudo tienen que interactuar las especialidades de ortodoncia, periodoncia, operatoria dental y prótesis.

Entre las posibilidades que existen para mejorar la estética de nuestra sonrisa tenemos:

  1. Blanqueamiento dental
  2. Carillas de porcelana
  3. Carillas de composite

Blanqueamiento dental

El blanqueamiento dental es una técnica que elimina la tinción del diente blanqueando las piezas dentales.

Es un tratamiento estético conservador, relativamente simple y rápido, indicado en el tratamiento de dientes con tinciones (manchas y decoloraciones).

De los agentes utilizados en las distintas técnicas de blanqueamiento dental, según su mecanismo de acción los más utilizados por su eficacia son los oxidantes, sobre todo los Peróxidos de Hidrógeno y de Carbamida. Existen diferentes técnicas, unas se realizan de forma ambulatoria aplicándose el paciente los geles en unas férulas hechas a su medida durante unas horas al día y otras se realizan en la consulta aplicando los geles sobre sus dientes y activándolos mediante lámparas de baja temperatura (halógena, plasma, de diodos o laser) eliminando del esmalte dental todas aquellas partículas que alteran su color original obteniendo un resultado notable. Esto requiere habitualmente unas dos o tres sesiones.

Según los casos puede ser necesario reforzar el tratamiento en la consulta con un tratamiento ambulatorio en casa o establecer únicamente un tratamiento ambulatorio con unas férulas y un gel que se aplica el paciente unas horas en casa 1 o dos semanas.

Antes de realizar un blanqueamiento es necesario determinar las causas de la tinción, que puede ser de origen interno o externo, ya que en función de éstas aplicaremos una técnica u otra.

Una incorrecta higiene oral es incompatible con un tratamiento blanqueador, así como el abuso de productos potencialmente discolorantes.

Preguntas frecuentes

¿Que efectos secundarios puedo sentir?

En algunos casos se puede experimentar cierta sensibilidad en los dientes después de una sesión de blanqueamiento, pero ésta es transitoria y existen medios para combatirla.

¿Existen contraindicaciones para realizar un blanqueamiento dental?

Puede haberlas en determinados casos:

  • En dientes con caries.
  • En bocas con encías muy inflamadas.
  • En embarazadas.
  • En dientes muy jóvenes.

¿Qué duración tiene?

Eso varía según las personas y su dieta, pero aproximadamente de un año y medio a dos.

Las carillas son unas finas láminas de porcelana de aproximadamente 0.3 a 1 mm de espesor, que se adhieren al diente aportando una estética dental duradera e inigualable.

Es un tratamiento dental en el que se sustituye solo la parte más externa del diente por porcelana con propiedades altamente estéticas, similares al esmalte natural.

No solo permiten corregir problemas de tinciones extremas, por ejemplo por tetraciclinas para las cuales los blanqueamientos pueden no ser suficientes para conseguir unos dientes blancos de aspecto perfecto, sino que siempre y cuando las discrepancias no sean excesivas, el tratamiento con carillas de porcelana puede corregir los problemas estéticos debidos a una mala posición de los dientes anteriores, sin recurrir a la ortodoncia y obteniendo buenos resultados en un periodo relativamente corto.

Por otro lado las restauraciones adhesivas con carillas de porcelana (al igual ocurre con las coronas totalmente de porcelana) al no tener metal presentan una gran biocompatibilidad con la encía y representa una ayuda crucial para la preservación de la salud de la misma. Esta propiedad se combina con la gran capacidad para transmitir la luz lo que mejora la estética.

Se realizan con resinas que endurecen con luz LED, el dentista va moldeando la resina (composite) y conformando el nuevo aspecto del diente. Es el mismo material que se emplea para realizar los empastes blancos.

Los avances tecnológicos en el mundo de la odontología han progresado de tal forma que, hoy en día, es posible reconstruir dientes anteriores y empastar molares sin que nadie note la diferencia con un diente íntegro.

La unión de las carillas de composite a las piezas dentales se lleva a cabo con un fuerte adhesivo especial.

La gran ventaja es la reversibilidad, la inmediatez y lo conservador del tratamiento ya que no hace falta tallar ni eliminar estructura dental.

Cada una de ellas tiene sus ventajas e inconvenientes y en ocasiones estarán más indicadas unas que otras.

Las carillas de composite tienen una duración inferior a las de porcelana ya que con el tiempo, pierden su brillo y pueden pigmentarse si no se lleva a cabo una correcta higiene bucal o se tienen hábitos poco recomendables (el tabaco o bebidas como el café, té, vino o los refrescos de cola amarillean los dientes). Esto no sucede con las carillas de porcelana debido al material del que están hechas que por otro lado aporta una estética y una naturalidad extrema. El glaseado de la superficie cerámica de las carillas de porcelana provoca que la retención de placa bacteriana sobre las mismas sea menor que sobre la superficie del esmalte incluso.

Si transcurridos unos años viéramos que las carillas de composite han perdido su aspecto inicial se puede llevar a cabo una regeneración de las carillas, proceso que no requiere una sustitución total de la misma sino solo de la parte más superficial.

En cuanto a su resistencia, la rotura no suele ser habitual en ninguno de los dos casos. Si esto ocurriese, la reparación del composite sería habitualmente más sencilla, y puede hacerse de nuevo en una sesión. Por el contrario, con las carillas de porcelana, habría que repetirse el proceso desde el principio, llevando siempre unos días para su terminación dado que implica una nueva toma de impresiones, elaboración de la carilla nueva por el laboratorio y cementado en la consulta.

Referente al coste, las carillas de composite son más económicas que las de porcelana. Ello es debido a que en el segundo tratamiento no sólo interviene el odontólogo, sino también el laboratorio encargado de realizar la lámina. Además, los materiales usados en este caso son más costosos.

OTROS TRATAMIENTOS

  • Prevención

  • Odontología Conservadora

  • Endodoncia

  • Implantología

  • Ortodoncia

  • Estética dental

  • Cirugía Oral

  • Periodoncia

  • Prótesis dental

HORARIO ATENCIÓN

Mañanas (L-X y V) 10.00 – 14.00
Tardes (L a V) 16.00 – 21.00

+34 914 660 681

LOCALIZACIÓN

Consúltenos por su aseguradora